Etiquetas

··········De esas películas que se ven por un repentino cambio en la programación. Baja calidad, no tanto en la realización, con buen ritmo, como en el desarrollo argumental. Ni la excusa de “basada en hechos reales” puede justificar tonterías argumentales como que alguien poderoso desarrolle una compleja operación para disponer de un doble por motivos de seguridad… y luego vaya con él a todas partes, presentándoselo a todo el mundo. En la peli, el poderoso va convirtiéndose en un loco descontrolado, pero esa chorrada de estar los dos juntos ante cualquiera sucede desde el principio.

··········Pero es que tampoco tiene lógica el comportamiento de los personajes. Ni del doble, que cede por el fácil chantaje de “o me cargo a tu familia” para después pasar de esa actitud defensiva y exponerla al sacrificio. Ni del poderoso, que tan pronto le tortura para obtener sus servicios, como le manda a su casa, como le hace perseguir… En fin.

··········Aparte de eso, está todo el aparato ideológico para explicarnos lo malos que eran Saddam Husein y su hijo. Ni siquiera bien colocado en la acción; por ejemplo, la escena del video de torturas aportado por el responsable del comité olímpico, ¿qué sentido tiene?, ¿para qué ir enseñando tal cosa a un empleado colaborador? Simplemente hay que meterlo para señalar con el dedo a los malos. También sorprende que en plena primera guerra del Golfo se mencione a alemanes del este y rusos como consejeros en materia de tortura, ¿sí?, ¿en ese momento?, ¿cuando Irak le está haciendo el servicio a Estados Unidos de meter en una guerra larga y costosa a la república islámica de Irán?

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios