Etiquetas

,

··········Una curiosidad que, pese a su ombliguismo desaforado y confeso, me resulta simpática… pero sólo eso. Si algo no es, es lúcida. La lucidez (luciferina o albada) precisa una articulación o un orden. El mero depósito de materiales troceados, sin un discurso que lo sostenga puede dar momentos simpáticos o divertidos, pero no lúcidos.

··········Por motivos que ignoro, este hombre debe poseer los derechos de una serie de entrevistas de muy distinto cariz, aunque casi todas con algo de interés, a gente muy variada. Algunos con cabeza y algo que decir, otros con anécdotas que contar y otros que son buenos representantes de la simplicidad común.

··········Pese a la sensación de desperdicio que me da no poder ver esas entrevistas completas, yo no me aburro. Por un lado, la parte humorística (si bien a menudo tópica y repetitiva) me entretiene. Por otro, las formas lisérgicas de la imagen no dejan de crear un ambiente estético bastante envolvente y original.

··········Pero, eso sí, tampoco podría recomendársela a nadie. Quede como un pequeño placer solitario (al fin y al cabo, también la peli es tan plenamente onanista como un lienzo pintado de amarillo) … y olvidable como conjunto (quién sabe si alguna frase no sobrevivirá a la desmemoria).

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios