Etiquetas

··········Un thriller de los de sorpresa mediante un giro argumental final que, en conjunto, me resulta bastante decepcionante. Más que por la historia, sobre todo, por su desarrollo argumental. Yo diría que éste fracasa en algo que hay que reconocer que en este caso es difícil, mantener una tensión continua en una mujer agarrada a un teléfono mientras van sucediendo cosas de muy distinta intensidad. Esos altibajos sucesivos de la fuerza de la historia, embebidos en una situación general anunciada desde la primera escena (que ella debe morir en cinco días) dan lugar a una sensación de alargamiento (que no es tal, no es una peli larga ni pesada) lo que no es muy deseable en una peli tan tensa.

··········Pero sobre todo me parece que no funciona la composición de la actitud los personajes (y la interpretación sobrecargada del principal) y de sus contextos. Por poner ejemplos que no desvelen gran cosa de la trama: no es coherente ni se entiende que una alta ejecutiva esté viviendo desde hace años en un cuchitril (no que tenga la casa desordenada porque está deprimida, sino un sitio de donde no saldría cada mañana a trabajar una señora elegante); no se entiende que a nadie le extrañe que un comisario de policía que investiga a tal mujer pretenda no saber nada de un caso anterior en que estuvo implicada y que tuvo amplia cobertura en la prensa; no es creíble un seductor con una corbata oscura de lunares sobre una camisa oscura de lunares (hombrepordiós); y sobre todo no se entiende la absoluta falta de coherencia en la actitud de la mujer hacia el hombre al otro lado del teléfono (falta de coherencia que no se resuelve en el giro argumental final), tan pronto aterrada, como reivindicativa, como protectora del de los lunares. En fin, ya digo, un sube y baja anímico para el que no basta pensar “hombre, que estará nerviosa, la pobre”.

··········La factura sí es correcta, aunque nada especial. Hay un extraño fallo de continuidad (la desaparición de un abrigo sobre el asfalto entre una toma y la siguiente) que yo pensaba que estaría relacionado con el giro argumental final, pero no, o quizás sí y yo no me he enterado, al fin y al cabo tampoco sé qué hace el seductor de los lunares en la morgue.

··········En cuanto a la historia en sí, el problema de la gestión de la culpa cuando están bloqueados los mecanismos de perdón (padre muerto –que también, vaya escenita-; contacto con hijas imposibilitado), no me llega a motivar mucho porque no entiendo casi nada a esa mujer en sus relaciones. Bueno, con el seductor lo entiendo, follar con él es una buena manera de que se quite esa ropa, pero no entiendo la forma de relacionarse con aquella persona con la que ha tenido intimidad (¡!) varias veces, ni sobre todo con su jefe, a quien no entiendo qué le reprocha hoy que no debiera haber hecho cinco años atrás.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios