Etiquetas

,

··········Eficiente y absorbente thriller que combina la descripción de un proceso de robo, con las relaciones personales de los implicados y, sobre todo, con cuestiones de psicología clínica como la hipnosis y los estados de trance. Es lo que es, puro entretenimiento, pero lo que es lo es muy bien.

··········Aparte de un guión enrevesado (no tanto en la parte del delito como en la psicológica) que a la vez no es confuso, sino que va siendo explicado conforme los personajes se zambullen en lo que saben pero no recuerdan, lo que más me gusta es el elemento visual. Siempre de una manera plenamente integrada con la historia, no efectos especiales por el efecto en sí, hay un despliegue de iluminación, reflejos, encuadres escorzados (no por sistema, sino entreverados con tomas clásicas cuando procede) que me tiene encandilado. Y no es sólo la manera de mostrar visualmente, sino lo oportuno de integrar elementos narrativos como una tableta, que sigue dando esa sensación de ficción científica (bueno, no a los jóvenes, claro). También la música, muy cardiaca, es funcional.

··········Luego el tema en sí, que recuerda a un clásico de Hitchcock, y que incide en la memoria y el olvido como un factor emocional. Todos los que nos hacemos mayores andamos siempre quejosos de lo que olvidamos; me gusta saber –o creer- que no es sólo ni principalmente una cuestión de deficiencias en el disco duro, sino decisiones anímicas sobre a qué se accede y a qué no. Y enterarme de que sobre Goya pivota el vello púbico.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios