Etiquetas

, , ,

··········Un magnífico thriller de acción, filmado muy fuera del contexto habitual, pero fiel a las formas y a las normas. Desde las persecuciones (emulando con humor las de automóviles por medio de carretillas) a historias cruzadas en torno al mismo suceso criminal. El tradicional enfrentamiento de los conjuntos de normas legales, los de las asociaciones para delinquir y los sentimentales, pero aquí los dos primeros son más laxos y los que pueden salvar a los personajes son los afectivos, nada ñoños ni historiados, pero amistades sólidas y atracciones que desconocen hasta quienes las sufren.

··········El trabajo de cámara me parece muy bueno: ella muta continuamente entre narradora y encarnada en alguno de los personajes; ocasionalmente, incluso son las cajas en cuestión las que miran y cuentan. El escenario es muy complicado: un mercado que parece en parte de público y en parte minorista, a ratos desbordante de actividad y gente, a ratos cerrado ya, con poca iluminación, pero siempre vivo.

··········Hay también un trabajo de construcción del guión muy competente: la historia está bien trabada, con bastantes personajes de intereses contrapuestos interactuando con informaciones parciales y cambiantes. Pero además, con analepsis perfectamente integradas en la trama, pinzadas de ella por una narración que pasa a estar en off, sin necesidad de blanco y negro, bordes borrosos o indicadores similares; y no sólo con los flash back, sino también con la narración de hechos pasados en un escenario mientras alguien en otro está encontrando las huellas. Claro que estas cosas se hacen en mil películas, lo que quiero decir es que aquí todo da una sensación de limpieza, de buena factura.

··········Además, en una peli de acción con su violencia y sus muertos, todo está atravesado de humor. Por una parte, mediante un par de personajes que parecen sacados de un tebeo, bromas sobre cómo se ha de trocear una ensalada o la fraccionabilidad del dólar, pero sobre todo mediante una continua mirada irónica (cariñosa a la vez, nada de burlas), en la que, como una suerte de mcguffin móvil, todo gira en torno a siete cajas que son lo menos valioso que se mueve y que, en realidad, todos buscan pero nadie quiere tener.

··········El que tenga muchos rasgos divertidos no significa que esta peli sea una humorada. Los personajes lo pasan mal y se empatiza con ellos (lo que resulta fácil con estos actores). Por decir algo que no me guste, creo que hay veces que la peli se pone remolona en escenas de tensión, como si no se supiera cortarlas o se las alargara y se les hiciera perder parte de su efecto (por ejemplo, la primera entrega de las cajas por Gus al carretillero).

··········Más: El ansia de salir de la pobreza del personaje principal, tiene un objetivo peculiar, pero que realmente hoy en día es muy habitual (basta ver los programas basura de las televisiones, granhermanos, famoseos, etc.): traspasar la frontera entre espectador y protagonista, estar al otro lado de la pantalla; el deseo más obvio de encarnar el lujo y el placer de los anuncios comerciales televisivos, pero también el simple hecho de poder aparecer en un móvil que ¡graba vídeo! (la acción sucede en 2005). Ese cruzar la pantalla –y un beso que no sabía que estaba buscando- es lo que obtiene nuestro prota (y gracias a una grabación de móvil), y no es poco, y aunque volverá a arrastrar pesos en el mercado, ya habrá ascendido.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios