Etiquetas

,

··········No es que a mí me preocupe demasiado no coincidir con la crítica en general -uno es de natural minoritario- , pero hay veces que tiene uno la sensación de haber visto una película diferente incluso en el argumento. Como ya he debido decir sobre alguna otra peli en esta bitácora, a veces parece que los que la comentan en realidad se basan en lo que diga el press book. Os pongo un ejemplo: mirad la sinopsis de la principal base de datos de cine en internet sobre esta película:

Pedro returns home to a small mountain village in Guerrero, Mexico after years of working in the US. He finds his daughters older, and more distant than he imagined. His wife still has the same smile. Having saved some earnings from two trips to the US, he hopes to now finally make a better life with his family, and even to pursue his dreams on the side by starting a band: Copa Kings. He cherishes the everyday moments with his family. “ALLÁ”: The villagers think this year’s crop will be bountiful. There is also good work in a growing city an hour away. But the locals are wise to a life of insecurity, and their thoughts are often of family members or opportunities far away, north of the border. While working in the fields, Pedro meets and begins to mentor a teenager who dreams of the US. That place somehow always feels very present, practically knocking at the door. “Aquí y Allá” is a story about hope, and the memories and loss of what we leave behind

. Pues bien, en la peli no sabemos nada de que haya habido dos emigraciones, no se nos dan pistas de con cuánto dinero ha vuelto ni cuándo se le acaba (sabemos que toma cualquier trabajo y que gasta dinero en el hospital, eso es todo), nadie menciona que la cosecha vaya a ser buena (más bien al revés, alguien comenta de pasada que sembró menos hectáreas), sí que se ven un par de obras (menores, no obra pública ni rascacielos ni nada que explique lo de growing city), lo de ser mentor de un chaval se queda en que hablan un instante (y sólo para recomendárselo a otro, no para aconsejarle nada) y de lo que los emigrantes sienten sobre lo que dejaron atrás no sabemos nada más allá de un “me sentía solo”. Es decir, se queda uno con la sensación de que la gente habla de lo que la película ha dicho que quiere contar, más que de lo que cuenta realmente.

··········Porque en cuanto a eso, es de esas pelis a la moda en que se usan actores no profesionales y se les filma dando importancia (y más y más minutos) a momentos absolutamente insustanciales de su vida. Una opción quizás legítima en un documental, pero tan carente de la idea de drama que no sirve para contar una historia. Todo el tiempo tiene uno la sensación de que los autores valoran por encima de todo la veracidad, y que consideran que sería un delito editar escenas que son tratadas como momentos sagrados irrepetibles, cuando son banales y no sirven para transmitir los sentimientos de los implicados o la evolución de la, digamos, trama. Me daba esa sensación que tienes cuando oyes contar una historia a retazos, en el metro o en un autobús, y notas que te estás perdiendo partes significativas mientras escuchas tramos que no te aportan nada. Casi el único elemento que permite hacerse una idea del paso del tiempo es el crecimiento de un bebé, y éste tiene una aceleración que no me extraña que la economía familiar haya ido pasando por diversas fases, de las que no sabremos nada hasta que empiecen a escasear los empleos en la construcción.

··········Aparte de eso, no se puede decir que no sea visible: no tiene gran elaboración visual, pero resulta correcta. Es en lo argumental que no me parece bien elaborada por lo que decía antes, por la desconexión con la segunda historia, la de los adolescentes emparejados (donde el emigrante ya parte de un desarraigo previo), por la falta de más elementos (aparte del bebé) para poder temporalizar la historia y valorar los eventuales cambios.

··········Igual que sucedió hace poco con una película colombiana, en mi ciudad ésta se proyecta subtitulada en castellano. Muy ocasionalmente hay alguna frase en un idioma autóctono, pero casi todo el tiempo se habla en castellano. Es cierto que ayuda a sobreponerse a una pronunciación que suena lejana y a ciertos usos verbales del habla local. Pero lo que me sorprende es que no es una mera transcripción: se cambian verbos y expresiones enteras que son completamente comunes en el castellano de España por otras.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios