Etiquetas

··········La gente del Bellas Artes ha juzgado que la copia del Rossellini que iba a ver está en muy mal estado, así que nos ponen otra del ciclo. Que no es gran cosa: una peli para televisión que parece una ilustración para un libro escolar sobre la asunción por Luis XIV de sus funciones reales a la muerte de Mazarino.

··········No hay personajes realmente, sino figuras históricas, y eso que la trama podría dar de sí, con enfrentamientos cortesanos en torno al joven rey. Pero, ya digo, es más bien una cuidada ilustración de lo que debe decir la historia oficial: el rey era un muchacho disoluto entregado a los placeres hasta que, a la muerte del cardenal decide tomarse en serio su trabajo.

··········Dentro de ser una sosería (y de alguna escena deplorable, como la del río con la que se abre la peli, que sólo falta que los actores saluden a cámara), tiene cosas curiosas: la buena puesta en escena de una gran cantidad de figurantes en unas habitaciones asaz pequeñas (probablemente en los sitios históricos) y la narración de hechos de la época que para mi ignorancia se convierten en curiosidades: que los médicos, habituales en el uso de las sangrías, creyeran que el cuerpo humano contiene ¡24! litros de sangre y, sobre todo, que la moda barroca de la época del Rey Sol formara parte de un cuidadoso plan real para tener a la alta nobleza en una situación económica de dependencia de la casa real.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios