Etiquetas

··········He aquí el extraño suceso de una película que se ha comido a otra. La comedora es la típica película yanqui de miedo, en la modalidad de factura correcta. Pero llena de todos los tics: ruidos repentinos para dar sustos (tengan o no que ver con la trama, algo que se cae, un movimiento inesperado, …), una música que no es ya que subraye sino que añade sustos de por sí, la noche (venga o no a cuento: cada vez que un personaje tiene que ir voluntariamente a una casa misteriosa en el bosque, cáspita, lo hace de noche), los fallos de luz eléctrica (los guionistas yanquis tienen alguna obsesión con esto, no sé si será por los apagones californianos, pero siempre hay amagos de perder la luz, y casi siempre se expresará en tubos fluorescentes, que lo hace más vistoso). Añádase algunos diálogos mil veces repetidos, y se hace uno a la idea del tipo de peli: para dar algun brinco en la butaca (tampoco mucho, ya que el trailer lo ha mostrado casi todo) y olvidarla al salir.

··········Tengo para mí, sin embargo que, aunque ya tan metabolizada que se ve poco, hay otra peli en el estómago de ésta. Una peli que, más allá de la broma visual de un cuerpo polifracturado con unas disposiciones óseas espeluznantes por lo contracturantes, tiene cuando llega el momento una pulsión estética más elaborada que lo habitual. Como anda Guillermo del Toro detrás, digamos que hay momentos con sonidos como los de “El laberinto del fauno”, la plasticidad del ectoplasma como el fantasma acuático de “El espinazo del diablo”.

··········Y también el desgarro de los amores materno y filial, la rápida construcción de una relación a partir del tacto. Algunos sueños y recuerdos bien contados (el de la monja robaniños –sí, también aquí- parece pasado por instagram). Las polillas como un obsesivo elemento para generar miedo (a los insectos se les perdona mal la gordura, el ruido y el vello); y la ingenuidad de los humanos respecto a la arquitectura, por la que nos cuesta tener miedo de lo que parece ser tan sólido como un suelo o una pared, y entonces nos acercamos demasiado.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios