Etiquetas

··········Más que una película, un golpe bajo. Sin intensidades técnicamente fabricadas, la peli te vapulea emocionalmente. O son mis ojos, porque, si uno lo piensa fríamente, en realidad es una historia hermosa que los personajes resuelven razonablemente. Tanto ella en su (quizás sólo momentánea) intención de desposeer de normalidad las circunstancias, para evitar que su amado asuma una sobrecarga tal con naturalidad, como él cuando elige el momento oportuno, con la inteligencia de que éste sea suficientemente temprano.

··········Una celebración del amor, de ese cuarto tipo que mencionábamos en esa peli y a la vez del tremendo respeto que supone cumplir una promesa que has hecho libremente a quien amas. Leo por ahí que Haneke ha elegido voluntariamente situar la historia en gente bien acomodada (aparte de motivos de recuerdos personales) tanto en lo económico como en lo cultural, con el fin de no distraer con cuestiones sociales y centrar al espectador en lo que él quería. Así que es una historia sobre “en las mejores circunstancias posibles…”. La verdad es que eso funciona muy bien: más allá de todos los problemas sobre la armazón social de los cuidados, e incluso sobre muchas de las derivaciones clínicas que podrían tener las circunstancias, especialmente si la asistencia no es buena y profesional.

··········Pero, además de la relación amorosa, otros temas interesantes, como las maneras de compasión egoísta de la hija, en la que lo que importa es el dolor que se recibe en lugar de aquél al que se asiste; o el más básico de si la decisión sobre la vida debe depender de su calidad.

··········Y, en fin, el buen oficio habitual pero sin manierismo: los planos generales estáticos bien combinados con travelín en torno a los personajes, y las habituales elipsis de Haneke, contrastadas con secuencias rebosantes de detalles.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios