Etiquetas

, ,

··········Una de las cosas que más me gustó a mí del director de esta peli en “Platillos volantes”, fue la capacidad para relacionar una realidad bien dura (las luchas obreras al final del franquismo) con el mundo alucinado de dos creyentes en los seres extraterrestres. Justo esa capacidad es la que no veo bien resuelta en esta peli. El elemento fantástico, que lo es y mucho (más aún en esos tiempo y lugar) apenas interactúa con la trama; de hecho, casi podría funcionar igual si el paisano no usara esa especie de puerta a otro mundo sino una cueva o quéséyo. Hay, sí, una supuesta transformación de su carácter hacia un comportamiento más pacífico, pero que se desbarata bastante en una pelea cerca del final, que recuerda a ese cuadro de Goya de la pelea a garrotazos.

··········Con ese elemento fantástico no juegan el resto de los personajes, que están en otra peli (más allá de alguna curiosidad culinaria). Esta otra historia me parece bastante interesante en su principio, en su explicación del enfrentamiento que daría lugar a la guerra civil en el ambiente de un pueblo, donde las diferencias de clase no dan lugar a niveles de vida tan diferenciados como en la ciudad o el campo del Sur. Luego ya empieza a ser una de esas películas de la Guerra Civil donde casi tiene que salir de todo: no es que sea imposible, pero hablar de las píldoras de Negrín en un pueblo con producción agraria no afectada por la guerra está un poco fuera de lugar. Por no hablar de una compañía de la Brigada Abraham Lincoln, que en el verano del 37 está cantando ya la canción del Jarama en el frente de Aragón y que se pierde durante un par de meses sin que nadie le dé importancia, aislada a la hora de ir a Barcelona, pero no para ir a las fiestas de un pueblo.

··········También en lo que se refiere a la relación hombre / mujer, la peli es más interesante al principio, donde en la manera de hablarse y de tratarse se nos recuerda cuál era la posición femenina en esa sociedad, pero luego, cuando ella decida no hacer caso a quien sí le puede proteger y sí –justamente el día prohibido- a otro por quien no parece sentir gran cosa, sino la necesidad de alejarle del bosquet, el personaje se me vuelve bastante incomprensible.

··········Tampoco entiendo, simplón que es uno, nada de la metáfora del mundo besuguil. Y, si no es una metáfora, sino un elemento fantástico, por qué no se le deja jugar. Hay quien -¡el papel lo soporta todo!- compara esta peli con “El laberinto del Fauno”; mejor no verla con tales expectativas.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios