Etiquetas

··········A esta peli yo no le llamaría “documental”. Me parece más bien, una caricia, una colección de recuerdos como los que se preparan a veces para los cumpleaños o las jubilaciones de alguien. Si alguien quisiera explicar a un marciano u otro desinformado qué era o es (la peli va de marzo a octubre de 2011, y por orden) el 15M, esta peli sólo serviría de fondo, de ilustración.

··········No digo todo esto como una descalificación. Al contrario, me parece una opción muy interesante, y una manera de ver (ya usada por Martín Patino en, por ejemplo, “Canciones para después de una guerra”) en la que la proporción emotiva es mucho mayor que la informativa. Realmente no la anula, pero son pelis que las disfrutamos más quienes hemos podido estar más o menos informados de los contextos o de los sucesos.

··········Ese carácter voluntariamente emocional se refuerza con las formas apropiadas: una única canción para toda la peli (los magníficos versos de García Calvo cantados por Amancio Prada), convenientemente troceada para no indigestar; un montaje que a la vez que narra ordenadamente intercala malos y buenos momentos; y, sobre todo, una ausencia de narración verbal. Las palabras son las que la gente ha dicho o gritado o escrito por las calles, y eso dice mucho (aunque no explique). En ese sentido, resulta muy 15M en el sentido de no consentir demasiada intermediación en la participación, sólo la mínima.

··········Hay dos momentos en que se rompen esas formas. Uno es menor, pero precisamente por eso queda más claro que sobra: unas italianas dirigiéndose a cámara. El otro me fastidia más: un par de minutos de una construcción irónica, a base de superposiciones de la vida de la calle y de otra, acartonada, artificial y antigua. Creo que disuena con el espíritu de la peli y resulta muy poco inclusiva: si se quería dar caña, no creo que se haya escogido bien a los objetivos.

··········Una caricia, he llamado antes a esta peli: así lo entiende el público con quien la veo en el Pequeño Cine Estudio. Todos somos mayores (supongo que los jóvenes no suelen pagar muchas entradas de cine), y muchos se buscan y se encuentran en las imágenes, aplauden al final (sonora o visualmente); se sienten queridos, reflejados.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios