Etiquetas

Interesante documental sobre la vida de gais y lesbiana (una) durante la época franquista, periodo en el que la homosexualidad era un delito penado con cárcel y/o destierro (?).

La película se cuenta a través de testimonios de cinco personajes, todos ellos detenidos en su momento por homosexuales y enviados una o varias veces a la cárcel sin juicio, si tenían suerte a alguna cárcel específica para gais (en Cáceres y Huelva).

Por destacar alguna cosa, una de estas personas cuenta cómo para él lo más duro fue el después de la cárcel, ya que esos antecedentes constaban y cualquiera tenía acceso a los mismos: en su trabajo (una fábrica de cartones) se hizo una asamblea general para determinar si se le despedía o no por maricón. Al hilo de esto, otro señor cuenta cómo debió emigrar de España porque una vez sacado a la luz que era marica, era susceptible de ser denunciado por cualquiera a quien simplemente cayera mal. Otro señor, ya muy mayor, cuenta las torturas a las que se les sometía en la cárcel, los exámenes de ano, las palizas, y cómo lo que recuerda con más dolor es que cuando se amnistió a muchos presos políticos al morir Franco no se sacó a los maricones, ya que ellos eran presos comunes, delincuentes sin más.

Personalmente me quedo con el testimonio de la lesbiana, que cuenta más la vida cotidiana en aquella época para aquellas mujeres que no existían (las lesbianas). Con gran sentido del humor cuenta cómo le debe mucho al Opus como terreno de desarrollo de su sexualidad con mujeres (internado de chicas) y fomentador de su fetichismo religioso (contaba que ahora la Iglesia le sugiere siempre algo sexual). Habla también de la supuesta revolución madrileña de los 80, la movida, en la que tampoco existían las lesbianas (a diferencia de en Barcelona, dice), y de la gran diferencia de consecuencias que había entre las diferentes policías que te podían pillar (la peor, la secreta). Dice algo esencial, que lo importante no es que fueras o no maricón o lesbiana, sino que lo parecieras (podría decirse lo mismo de los personajes homosexuales de las series de ficción de ahora). Y comenta algo que a mí me parece fundamental, el concepto del armario de los silencios, el armario por defecto, en el que se te encierra o te encierras cuando simplemente callas: la salida permanente del armario como estrategia de vida.

Anuncios