Etiquetas

,

Dentro de la sección LesDocuMadrid se proyectan juntos estos dos documentales.

El primero, “America’s most unwanted”, es más bien una especie de introducción a lo que podría ser un documental muy interesante si se desarrollara. El tema en este caso son las chicas de acogida, chicas que se crían en centros de acogida y/o en diferentes familias de acogida (de nuevo en Estados Unidos) entre las que por lo visto hay un altísimo índice de lesbianas. Siendo un tema tan interesante, para mí es una pena que no quede claro si estas chicas son rechazadas en numerosas familias de acogida por ser lesbianas o es que se ha estudiado que existe un gran porcentaje de homosexuales entre la población de menores de acogida. En cualquier caso, se trata de mostrar cómo la discriminación a la que se somete a una lesbiana varía en función de su estrato social: no es lo mismo ser lesbiana negra o blanca, pobre o clase media o rica, inmigrante o no, de acogida o con familia “clásica”. Y muy interesante es también la idea de que ser lesbiana no es sólo que te guste acostarte con mujeres, sino que es también una identidad que se desarrolla entre otras cosas por cómo se te discrimina por ello.

El segundo documental, “Children of Srikandi”, no tiene para mí ni pies ni cabeza. Es una pena que tratándose supuestamente de mostrar la vida de las lesbianas en una isla de Indonesia, no haya ninguna estructura, contenido coherente, ideas desarrolladas, etc. Se trata más bien de una mezcla aleatoria de testimonios de indonesias lesbianas, imágenes de un teatro de sombras, muestra de objetos de la vida cotidiana, la calle en Indonesia, etc. Por destacar temas que me llaman la atención aunque más por el tema que por cómo me lo cuentan, está el gran porcentaje de mujeres lesbianas durmiendo en la calle en las ciudades (algo que ocurre también en aquí) tras ser expulsadas, agredidas, rechazadas o directamente abusadas por sus familiares.

Hay curiosidades, como que en Indonesia se tolera mucho más la transexualidad que la homosexualidad porque se entiende que no es necesario elegir ser hombre o mujer, se puede ser las dos cosas a la vez o algo intermedio. “Pero lo otro ya es un vicio”. O el testimonio de varias chicas lesbianas que argumentan que es mucho más fácil ser lesbiana musulmana en Indonesia que católica, ya que ellas deben ir con hiyab, lo que les permite vestirse como les da la gana por debajo, y tener el aspecto más desaliñado, la pluma más cantosa, etc. porque nadie lo ve. Mientras te van contando esto ves cómo una chica con hiyab va quitándoselo mientras habla y el efecto es sorprendente, la verdad.

Por último, un detalle tonto que a mí fue lo que más me gustó. En el teatro de sombras indonesio, cuando los personajes quieren expresar alegría o tristeza, se tocan la cabeza; cuando quieren expresar confusión, se tocan el corazón.

Anuncios