Etiquetas

··········La verdad es que en el argumento cuesta encontrar algo novedoso. Prácticamente todos los sucesos y actitudes que se van contando se han filmado mil veces en las pelis de adolescentes, sobre todo en las anglosajonas. Y sin embargo…

··········Por una parte, visualmente es muy vistosa. No tanto a base de escorzos raros, entrepicados o manipulaciones, cuanto mediante un uso simpático y humorístico del encuadre y el fuera de encuadre (un poco como decía de la última de Wes Anderson). Pero también me parece que tiene un muy tratamiento de la luz, tanto por el naturalismo de las tomas de naturaleza (el mar), como en la iluminación doméstica o aquella de los entornos de abandono y fuego donde se desarrolla el noviazgo de Oliver y Jordana.

··········También me gusta la mirada humorística, en la que un poco de ternura no anula la acidez en la mirada sobre esa adolescencia, la de todos. Por ejemplo, el inicio con una declaración de principios del muchacho sobre lo que considera despreciable en una persona, el autocentrismo, para pasar a un prólogo en el que él mismo (como hemos hecho todos) disfruta de la visión del efecto de su muerte sobre quienes nunca nos aman lo bastante. En fin, que no es el humor de las acomplejadas comedias yanquis sobre adolescentes acomplejados, pero tampoco el de Adrian Mole (tan respetable, por otro lado).

··········Y, en fin, algo más que no identifico bien. Probablemente tiene que ver con el carácter de antihéroe moral de un protagonista sin mayor atractivo personal, y la cercanía, la fácil empatizabilidad, la falta de tragedia y de heroísmo.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios