Etiquetas

··········Esta peli tiene a menudo un nosequé antiguo, dicho como elogio. En estos tiempos en que me cuesta tanto encontrar una comedia en que me ría, aquí se entrelaza el humor entrañable de la comedia que no busca carcajadas sino sonrisas con una historia que, por encuadrar, sería cine negro político, con el habitual conflicto de la moralidad del poder y la de los protagonistas, nada heroicos, pero sí empatizables y entrañables. La lealtad al peronismo (que podría dar grima si uno piensa en según quién… Menem… Estela…), aquí llega a resultar tierna.

··········Pocas películas, además, explican bien detalles históricos que son conocidos en un país pero rara vez fuera. Ventajas de la coproducción: los argentinos se enteran de los latrocinios de Carmen Polo de Franco en las joyerías españolas y los españoles del uso y el fin de las joyas de Evita Perón.

··········Me parece también apreciable la construcción de un guión sólido, que puede permitirse abandonar de pronto, durante mucho minutaje, a unos protagonistas (los argentinos) para construir la historia de otros (los policías), sin que el ritmo se resienta y sin esa necesidad de andar intercalando en cuanto hay dos historias.

··········Muy buenos actores (los mayores, más bien). Quizás un exceso de subrayados musicales (o quizás, música demasiado antigua). Una forma de ambientar que me gusta, que está más en mil detalles de una puesta en escena, que en reconstruir todo un barrio para una toma de unos segundos (aunque quizás mucho plástico para el año narrado, no sé). Y un deleitarse en las músicas diegéticas y en sus coreografías.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios