Etiquetas

,

Sección oficial

··········Tras contar un atentado suicida en Tel Aviv, la película se desliza al terreno de lo personal: cómo puede el protagonista, árabe de pasaporte israelí, desconocer hasta ese punto lo que piensa o hace su esposa cristiana, y qué significa esa ignorancia en su relación. Para luego volver, en la búsqueda de los porqués al terreno de lo social.

··········En el último de esos giros, la peli se pone un poco lenta y torpe, con ese modo de actuar y gesticular propios del cine yanqui más habitual. Usar esa búsqueda personal de los motivos del hecho, a mí no me acaba de funcionar. Tanto porque no resulta razonable que a un médico israelí haya que explicarle los sentimientos que despierta “el conflicto”, como a que todo se confíe a una conversación explicativa con alguna frase efectista y luego a un recurso tan cutre como ver unas ruinas con una pintada (para el público estadounidense, supongo, ¿ven ellos cine libanés?) que dice “ground zero”.

··········De todas formas, esas maneras de explicar el enfrentamiento como una acumulación ininterrumpida de venganzas obvia lo esencial: alguien, en cada bando, decide que no hay “leyes de guerra” o derecho de gentes, y usa a los civiles, a los menores, a la vez como víctimas y como excusa. Esa verdadera frontera, la de quienes, por pasión o por táctica, rompen los límites morales, es la que se suele esquivar en estas narraciones, lo que conforma una visión de la realidad que aporta poco a la solución.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios