Etiquetas

,

··········Consumible y olvidable peli de posesiones demoníacas, en la que el contexto religioso es judio, en lugar de cristiano. Sin mayor elaboración argumental (más allá de que aquí el demonio está encerrado en una caja, como el de Aladino), la parte de los sustos se confía a unos pocos miedos básicos: los insectos gordos, la oscuridad repentina, los restos del pasado… En la realización, casi todo el juego está en incrementos del sonido que de pronto se funden a negro (a silencio, vaya). Sólo me parece vistoso, aunque muy corto, el de unos dedos y una garganta.

··········El desarrollo de la historia cae en las cutrerías más propias de la serie B. Por poner un ejemplo: al ir a realizar el exorcismo, los personajes deciden inopinadamente que la habitación de hospital en que se encuentran no es apropiada, así que deciden… moverse hacia el sótano, que es un lugar más propio para el cine de miedo. Y, ya puestos, entre carreras y persecuciones, ¿por qué no una morgue? En fin, sin molestarse en argumentar un poco esos movimientos, simplemente son los contextos que se esperan para una peli de terror.

··········Ideológicamente, también sin disimulos: el mal viene porque las parejas se divorcian, haciendo así daño a sus hijitas, por lo que el bien, la victoria sobre el demonio invasivo, se expresará después en la recuperación de la pareja y la vida en común en la casa de urbanización suburbial. Por cierto, que el diablillo en cuestión se ganará las simpatías de una parte no menor del público, al actuar contra un dentista, y de qué manera.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios