Etiquetas

··········Kevin Smith hizo unas cuantas historias (las primeras) sobre un par de tipos, un poco friquis, un poco fronterizos con la oligofrenia. Historias divertidas, porque sorprendían, pero también porque tenían gracia. El copiar el esquema, incluso el aspecto de el silencioso, pero sin hacer reír, no tiene mucho sentido. La pretensión de humor aquí son unos cuantos pedos o suciedades derivadas de fluidos humanos (lo que también está en esas pelis) pero aquí no se elaboran diálogos, situaciones o personajes divertidos.

··········Los personajes de Smith son el primer factor de diversión. Aquí, de los tres personajes, sólo el de Tejero tiene algo de construcción. Los secundarios sí, Fele Martínez y José Luis García Pérez si hacen algo con sus papeles, aunque uno se pregunte que, salvo alguna relación amistosa, explica que se metan en algo así.

··········De la historia, nada. Hace de la línea argumental principal, un atraco, un genuino McGuffin, pero no para hablar de nada mejor que eso; una sucesión de anécdotas tontas y chistes tan elaborados como confundir los bancos – instituciones con los bancos de sentarse. En fin, todo parece una peli de amiguetes, que seguramente ha causado más risas en su producción que luego en las salas.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios