Etiquetas

··········Esto de la comedia romántica simpática y tontorrona estaba bajando tanto de nivel, que se agradece una peli como ésta, en la que al menos hay una confección correcta, un humor mantenido, una simpatía. Tiene además a su favor el hecho de partir de una buena ancla, algo que ha estado en los sueños de muchas personas (que se descubra de pronto que no valen los exámenes académicos o profesionales que aprobaste en su día), el uso melancólico de canciones (casi todas o no muy conocidas o muy locales) y un programa de radio como trasunto de uno de los temas de la peli (el derecho anímico a recuperar un momento del pasado, mediante una variable de contexto como es la música, y el no-derecho real a volver atrás ligando por ejemplo fuera del abanico de edad que te esté permitido).

··········Eso sí, las situaciones, su desarrollo, no acaban siendo demasiado imaginativas (que tu pareja te descubra ropa interior para otra chica, estrategias de seducción, cosas así), por más que se puedan ver sin el hartazgo que me estaban provocando las últimas comedias de este tipo.

···········Luego, ideológicamente, las cosas son como son: la inmadurez definida como la diferencia respecto a la generalidad: si vives con tus padres eres inmaduro, si no tienes una relación de pareja eres inmaduro, si no tienes hijos tu relación es inmadura, etc. Es decir, no la inmadurez como la falta o la interrupción del desarrollo personal, sino como llevar una dirección incorrecta o al menos inusual. Y, por el contrario, la sincera confesión de que los hijos se tienen con las tripas y no tiene demasiado sentido plantearlos argumentadamente. Eso sí, al menos un examen de selectividad a la italiana, en el que lo que importa es Epicuro, y no las integrales o qué tan bien se chapurrea el idioma del imperio.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios