Etiquetas

··········Comedia futbolera, en la que no hay fútbol más allá de los primeros cinco minutos (un suceso de treinta años atrás, en que hay más verdad que en el resto de la peli). En mi opinión, no funciona.

··········En el desarrollo de un doble argumento, la trama de contratación futbolística y un par de relaciones de pareja, el peso humorístico debería estar en la primera. Yo, que he venido expresamente a eso, no consigo reírme. No hay elaboración verbal (se amaga con las diferentes hablas argentina y peninsular, que mira que darían juego, pero no llega muy lejos), no hay coincidencias, circunstancias, qué sé yo, vodevil, que muevan a risa. Al final, todo está depositado en la vis cómica de tres de los actores, pero es que no basta gente que sepa gesticular, si no les pones un desarrollo de la historia detrás. Porque los cameos están sólo para eso, para poder decir “sale fulanito en la peli”, no para divertir.

··········El concepto de “fuera de juego” en mi opinión podría dar para más, porque rellenaría de fuerza la historia de los personajes. Se hace un poco con el de Tejero, pero se desaprovecha del todo con Peretti. El otro tema de interés, la compraventa de futbolistas como quien trafica con esclavos, se presenta de puntillas: al final se trata de la diferencia de calidad entre los traficantes, y no de la trata en sí.

··········De la otra parte de la historia, mejor no decir mucho, porque el final feliz consiste en que la mujer renuncie a su crecimiento personal y profesional a cambio de darle un hijo al impresentable. Bueno, y a un jamón pata negra.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios