Etiquetas

··········Una original película documental que en algún momento parece deslizarse hacia la publicidad turística, pero acaba conteniendo ese impulso y contando historias de la ciudad sin más elementos que el recuerdo de muchos entrevistados, de diversas edades y condiciones. El apoyo gráfico no es muy abundante, aunque algunas secuencias cinematográficas insertas resultan interesantes y bien escogidas.

··········Pues bien, dos problemillas que me produce esta peli. En primer lugar, este director, ya lo dije aquí sobre otra peli suya, “Naturaleza muerta”, mira muy bien. Tiene un deslizar de cámara que nunca parece banal, siempre recoge un gesto, una máquina, una prenda, un reflejo, que te captan, que siempre parecen significativos, que siempre deseas que sean el principio de una historia. Teniendo esa capacidad, y empleándola aquí abundantemente, en los rellenos entre las intervenciones de los entrevistados, opta por entreverarla con imágenes agotadoras de una chica (¿será su novia, la hija del productor?), moviéndose sin historia, afectada, correteando, marcando pecho bajo la lluvia. Una especie de contrapunto fuera de lugar al que no encuentro mucho sentido y que malbarata la belleza del resto de material inter-entrevistas, que muestra la ciudad y sus gentes.

··········En segundo lugar, si bien la idea me parece buena, entrevistas –sin que oigamos al entrevistador- que dan aspecto de libre rememoramiento de sucesos en las diversas circunstancias históricas de una ciudad que ha vivido mucho, y de sus relaciones con Hong Kong, Taiwan, Pekín. Circunstancias que abarcan desde la época de ciudad colonial con un barrio europeo, a la guerra civil, a la chino-japonesa, la revolución, la revolución cultural, la liberalización económica… Sin embargo, creo que se ha pecado de una mala selección; junto a testimonios muy interesantes hay otros, no pocos, en que vemos a un tipo hablando de con quién se casó su padre, a una mujer hablando de personas cuyos nombres no nos dicen nada, a alguien diciendo que en cada pandilla de niños hay un chulito. No me refiero a que sean las suyas historias banales; también podrían parecerlo la de la trabajadora textil ejemplar, el piloto escritor o el bróker iniciático de bolsa, pero éstos, con lo que dicen están hablando de cuestiones globales, de cómo era la vida en ese momento, qué se sabía, qué no, qué podía hacerse, cómo es ser pionero, cómo estar integrado y ser representativo. Me refiero a que en algunas no encuentro esa segunda instancia, más social, y la perspectiva exclusivamente personal no me implica emocionalmente en entrevistas que no creo que supere ninguna los cinco minutos.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios