Etiquetas

··········Cuando yo empezaba a ir al cine autónomamente, entré una vez a ver “El año pasado en Marienbad”, de Resnais; conforme la veía, me planteaba la posibilidad de levantarme e irme, pero decidí no hacerlo. Éste es un hecho irracional, con una carga emotiva y que carece de interés para nadie que no sea yo mismo. Bueno, pues tal que así esta peli: cuenta algo irracional, emotivo y bastante carente de interés. Mi problema, aviso, no es con Resnais, de quien he visto cosas encantadoras, como “On connaît la chanson” e interesantes como “Noche y niebla” y muchas otras.

··········Como trama, lo único que me parece sustantivo es que la fijación sentimental por otro humano no sólo no precisa de argumentos racionales, sino que ni siquiera necesita de la interactuación real, ya que puede darse aún sin un contacto. Uno construye siempre al otro, y en esta peli simplemente esto se evidencia más por las circunstancias del, digamos, encuentro que narra. Más allá de eso no le veo ningún interés ni un desarrollo más o menos coherente. En ocasiones, incluso, más allá de dejarnos en la inopia, se siembran en nuestra atención datos que pueden ser de interés (¿por qué ha de estar en casa a cierta hora el señor?) y que luego quedan en el aire.

··········Algún escaso momento de imaginación visual y un vaguísimo tono superficial de humor (que ni siquiera es continuo, porque hay que darle espacio a los gritos y el drama). En conjunto, yo asisto con la sensación de recibir con intensidad el mensaje “yo hago lo que me da la gana”, pero sin disfrutar de la creatividad que esos iluminados suelen tener.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios