Etiquetas

··········Empiezo reconociendo que, por algún defecto de fábrica, el umbral de soportabilidad de la cursilería es en mí algo bajo. A partir de cierta cantidad de mariposas, flores, borrosidad hamiltoniana, ojos soñadores, tonos violetas, gestos lánguidos y bocas perpetuamente semiabiertas, empiezo a desarrollar una vaga agresividad que enturbia mi siempre turbio juicio. Esto sólo se cura si hay en la retorta otros elementos poderosos que compensen. No es el caso.

··········Esta peli cuenta tres historias, y las otras dos (muy alejadas estéticamente de la cursilería de una de ellas) no me aportan tampoco nada muy interesante (salvo un detalle que diré). Las tres tienen un ambiente completamente diferente. No sólo la época, sino también la iluminación, la manera de filmar y la historia en sí. No veo yo más unidad temática que que se trata de tres protagonistas femeninas y que, cada una a su manera, se ponen en pie tras un duro golpe. Se usan dos o tres elementos visuales (ventanas, ovillo), para conectar las tres, pero no son realmente una peli en conjunto.

··········Quizás precisamente la muy diferente textura de las tres historias sea la principal virtud, porque da una idea de buen oficio, de capacidad para crear ambientes con las imágenes.

··········No obstante, yo no consigo implicarme. Dos de las historias me parecen carentes de interés. En la otra (que además me parece muy lograda en la forma de acercar simultáneamente con primeros planos y alejar con pátinas viejas y colores tristes) más allá probablemente de la intención de la autora, a mí me interesa la puesta a la luz del engaño del romanticismo, como aprendizaje de una incompletitud, ya desde “El banquete” de Platón, que permite desolar a la protagonista y no apreciar el amor que tiene, dispuesto a recibirla en casa cada día.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios