Etiquetas

,

··········Lo que más me gusta de esta peli es el potente principio. Es inevitable recordar la marsellesa de Casablanca, pero también, más actual, el momento entre Muti, Berlusconi y el “Va pensiero”. Aquí, Visconti, tras usar “Il trovatore” como entrada bajo los títulos de crédito, deja pasear la cámara –después de haber usado ya a un tramoyista para banalizar-, en parte para enseñar La Fenice, supongo, pero también para mostrar una manera italiana descuidada de asistir a la ópera (por contraste con la rígida y educada manera de los soldados austríacos) que, en realidad, es sólo una entradilla a lo que va a pasar en el teatro.

··········Luego, esas maneras del melodrama, con escenas a dos bastante largas, gritos y lágrimas, subrayados musicales…, no son ciertamente lo mío. Y, aunque hay también una manera de filmar la batalla, desordenada, confusa, casi sin primeros planos, que tiene algún interés, no ocupa mucho minutaje.

··········Pero la historia sí que me parece atractiva. Por una parte, los personajes no se mantienen todo el tiempo en el tópico, sino que ella se mueve desde su condición de mujer de alta clase, independiente y nada sumisa a su marido, a la de débil y entregada, y el joven se mueve de la elegancia militar y caballerosa a su condición de asustado y aprovechado egoísta. Y, como instrumento de esos cambios, una pasión que apenas puede tener más explicación por parte de ella que el atractivo físico y por parte de él que el donjuanismo recolector.

··········De todas formas, más interesados en el núcleo amoroso del melodrama que en sus implicaciones, los autores (gente como Tennessee Williams y Bowles, nada menos) no inciden mucho en la traición a la conciencia cívica garibaldina, que parece estar ahí sólo por necesidades del guión (hasta el punto de que, cuando ella entrega al amante los tres mil florines de la causa, se omite la escena en que haya de responder por ello). Ni tampoco en la traición familiar. Lamentablemente tampoco en la conciencia de la degradación: el sufrimiento de nuestra condesa está más en la conciencia de no ser amada que en la constatación de que ha sido burlada y utilizada.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios