Etiquetas

··········Para que no se me quedara Eastwood con el mal sabor de la anterior, me voy a ver esta peli, de cuando aún no me afeitaba. Es curiosa, porque mezcla el esquema de una road movie, con un viaje que genera una amistad, y el de atraco perfecto, pero no de forma continua, sino en tres bloques sucesivos.

··········Hay cosas que no me gustan demasiado; en general hay una especie de apayasamiento, de ganas de provocar una risa fácil (sin demasiado éxito) con un par de personajes, coatracadores; tropiezos, golpes, caídas, frases tontas. No llegan a ser divertidos, pero se cargan la coherencia de la peli, con algunas inconsecuencias, y dando lugar a un personaje incomprensible en sus sentimientos e intereses, como Red. Tampoco hay mucho interés en hacer creíbles algunas cosas (¿una pieza de artillería comprada tranquilamente en el pueblo?).

··········Pero, además del ritmo del atraco y su diseño, lo que hace atractiva a la peli es la empatía automática de Bridges y Eastwood, su forma de complementarse, de darse uno al otro lo que necesitan (una meta o el ánimo para retomarla). Y el personaje de Bridges, que en su simpatía encerrando una infancia terrible, resulta muy parecido al cowboy de medianoche.

··········Aparte de eso, los hermosos, secos y polvorientos paisajes de fin de verano en esas montañas entre Montana e Idaho. Y la, tan calvinista, valoración moral del robo desde el punto de vista de lo que se hace bien, con esfuerzo y seriedad, no movidos por la avaricia; lo criminal sería robar de forma chapucera.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios