Etiquetas

··········Tampoco es que cupiera esperar otra cosa, pero esta peli se esfuerza agotadoramente en evitar la visibilidad de los malos, en dar por hecho que eso sobra en una historia sobre lo atribulado de la vida interior de uno de los buenos. Sólo a Emma Goldman se le da voz un momento –hablando de otra cosa que no contrarresta que la peli le acaba de asociar a una serie de atentados- y se le llama comunista, sí a Goldman, en una voluntaria confusión con lo que fue el enemigo tradicional de los Estados Unidos desde 1917 y especialmente desde 1945.

··········El caso es que el conflicto de que trata la peli es meramente biográfico. Incluso aunque con frecuencia se pone en evidencia el funcionamiento al margen de la ley del héroe, ni eso parece interesar mucho a nadie ni desde luego da lugar a una sanción moral especialmente importante. Por el contrario, como es habitual en todo un género del cine yanqui (aunque se da más en superpolicías de calle que en personajes políticos), se le dará espacio a la argumentación mitinera sobre lo mucho que debemos a quien se salta la ley para protegernos (de gente como Goldman, también), a esos algunos hombres buenos.

··········La peli es larga para lo que cuenta y en bastantes momentos aburrida. Supongo que en algunos temas, los que sabemos poco de la historia de los Estados Unidos nos perdemos (¿qué pasó con la carta a Martin Luher King?, ¿el problema con la señora Roosevelt tiene relación con sus ideas políticas o con sus relaciones amorosas o con el mal aliento?). La estructura biográfica no ayuda, claro, porque somete las subidas y bajadas de tensión al devenir del trabajo de los maquilladores envejecedores.

··········Al final, lo que hay de malo proviene de que nuestro ordenado y trabajador protagonista ha sido un pobre chico tartamudo sin un buen referente paterno y que para colmo no es sexualmente correcto. Una vida dura, así que hay que disculpar alguna cosilla irregular que pudiera hacer, no nos pongamos estupendos, hombre ya.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios