Etiquetas

··········Curiosa película muda noruega, realizada por un danés a partir de una novela de Knut Hamsun, que no he leído, pero que debe ser uno de esos novelones río en que las tramas se van sucediendo. Y así es la peli, una especie de saga, en que las cuestiones se plantean y resuelven con velocidad, como con ganas de ver pasar las décadas.

··········La publicidad con la que se vende el estreno de esta restauración (que se ha hecho a partir de dos copias muy diferentes en montaje, longitud y rotulación) es que es una épica oda al individualismo. A mí me parece que no hay tal. Una cosa es que el protagonista sea un pionero, una de esas personas que busca un lugar en la naturaleza en la que establecerse y medrar, inicialmente a solas, y otra muy distinta es que sea un sociópata, aislacionista o un individualista en el sentido político neoliberal o thouroniano. En cuanto puede, busca mujer, engendra hijos, acoge transeúntes, permite y fomenta el crecimiento de casas en torno a su granja hasta dar lugar a un pueblo. Pero, sobre todo, uno de los elementos más interesantes de la trama (que empieza con un hombre enfrentándose sólo a una naturaleza feraz, pero extremosa –norte de Noruega-), tiene unas relaciones razonables con los poderes públicos. Le veremos comerciar, tratar con delegados gubernamentales, casarse ante un pastor, habrá un juicio, un encarcelamiento, documentos legales, compraventas de minas, y todo ello sin una oposición entre el pionero y las instituciones sociales.

··········En la historia hay cosas curiosas, como los sucesivos partos (viviendo una pareja aislada en una cabaña en el monte, la mujer encarga al marido cualquier cosa cada vez que se pone a dar a luz, y cuando éste vuelve, madre y criatura están en la cama tan tranquilos esperándole). También cosas que no se entienden, como que un personaje, una genuina cizañera, sea continuamente acogida por todo el mundo, haga las barrabasadas que haga. Y algunas no muy bien explicadas (o no le quedaron muy claras a mi torpe cabeza), como es la muerte de la primera niña (luego se sabe qué ha pasado, pero cuando están sucediendo los hechos se piensa en una muerte natural) o el extraño asunto de la caída de Barbro.

··········Para ser cine mudo, años 20 del siglo XX, es muy paisajista (y a ratos casi documentalista), no abusa de primeros planos, sino que la expresividad se basa más en el movimiento corporal que en el gesto facial. Eso sí, la música es una filarmónica a todo trapo, que no es ya que subraye, es que escribe otra novela parelela.

··········No le veo, en fin, mayor interés que la curiosidad. La rotulación en castellano es pésima, con errores sintácticos y ortográficos.

··········Enlaces a imdb y filmaffinity.

Anuncios