Etiquetas

··········Una peli pobre, cansada de ver y sin demasiados elementos interesantes. El actor protagonista tiene unas maneras netamente televisivas, hay trávelins de grúa que carecen de cualquier magnificencia, la iluminación carcelaria a base de entradas diagonales de sol aburre pronto, etc. Pero, sobre todo, hay un guión torpe, de esos que encadenan escenas para hacer avanzar la trama sin preocuparse de la verosimilitud. Pongo dos ejemplos del principio: la primera visita del abogado a la rea, cuya utilidad argumental es enfrentar por primera vez sus caracteres, pero que se resuelve con una repentina salida del abogado, que le deja a uno pensando para qué diablos ha ido a la cárcel. O, segunda, cuando el abogado accede a la habitación del presunto, desprecia nada menos que papeles autógrafos sobre un escritorio (que en un caso de conspiración deberían, pienso yo, suscitar alguna curiosidad) para fijarse en una notita entre libros, de la que sólo asoma una esquina y que, naturalmente, acaba siendo una prueba importante en el proceso. ¿Banal?, ciertamente, pero a mí me dan esas cosas una sensación de descuido, de falta de interés en implicarme.

··········Lo que se supone que podría interesarme más, que la peli trata de cómo reaccionaron los poderes estadounidenses ante un gran atentado, saltándose a la torera su Estado de derecho y la división de poderes, se malogra un tanto por varios motivos. Por un lado, sólo por fuera de la peli me entero de las diferencias políticas dentro de los poderes de la Unión sobre cómo debían tratar a los confederados en un momento en que la guerra civil está finalizando (integrar o reprimir); pero en la propia peli no se nos cuenta más que la opinión del ministro de Guerra, los confederados hablan mucho de la importancia de su causa pero no la explicitan (supongo que en EUNA no hace falta, pero la peli la exportan), y los que podrían ser intermedios, como el senador por Maryland, no definen mucho su posición en el conflicto Norte/Sur, sino que se centran más en el tema de la legalidad constitucional.

··········Y este tema, el más importante, el que explicita que las normas de separación de poderes, garantismo ante la jurisdicción penal, respeto de derechos fundamentales, son más cruciales cuanto más en peligro esté un país (y que tiene una lectura interesante al ver cómo reaccionaron los estadounidenses al atentado de las Torres Gemelas: con la Patriot Act y similares), fracasa un tanto por el sencillo hecho argumental de que todos los defensores del sistema democrático lo son en reivindicación del derecho de una mujer acusada de conspiración, olvidando por completo que hay otros cinco –varones- que se encuentran en el mismo caso: jurisdicción militar, falta de pruebas, testimonios incriminadores cambiantes. Esta opción por centrarse en ella (que narrativamente puede ser disculpable, aunque el juicio resulta ser rarísimo, al juzgarse sólo a ella… y condenar a seis) acaba convirtiendo a esos defensores en unos caballeros respetuosos de la feminedad y la maternidad, cuando no son estos caracteres los que causan los derechos a un juicio civil, con garantías, etc. El traductor del título intenta disimular este enfoque, pero la peli no es sobre la conspiración para matar a Lincoln y a otros dos, sino sobre la (presunta) conspiradora.

Anuncios