Etiquetas

Comedieta tontorrona que podría haber dado para mucho más:

El líder del partido liberal de Suecia, hombre casado y conservador, se lía con el portavoz del partido socialista, gay reconocido. La idea tenía su gracia, pero está desaprovechada y muy simplificada, me recuerda a esas películas francesas como “Salir del armario” y cosas así, simplona. Algún enredo pero tampoco demasiados, alguna gracia pero tampoco demasiadas: La mujer del conservador ya sabía desde el principio que era homosexual, el socialista se hace amigo de los padres fachas del contrario, encuentros (elipsis) en los baños del Congreso…

La amiga con la que la veo me comenta lo curiosos que le parecen estos suecos: la máxima expresión de sufrimiento emocional que aparece en la peli es un fruncimiento de entrecejas.

Lo mejor es el corto que ponen antes del largo, también sueco: Små barns, stora ord/Niños pequeños, palabras mayores”. En él, una clase de niños de unos 6 años le cuenta a su profesora lo que quieren ser de mayores. Uno de los chicos dice que quiere ser violador. Ante la reacción de la profe, todos los niños se interesan muchísimo en qué es eso de violador. Y la profe lo explica de una manera que pueden entender los niños pero a  la vez clarísima y tan certera que te queda claro qué le ha pasado a la profe y cómo puede explicarlo así. Un corto tremendo.

Anuncios