Etiquetas

, ,

··········Esto del cine de género a veces conlleva que algunos hagan películas con tantas ganas de que cuadren en uno de ellos, que parecen prescindir de que la peli se sostenga en sí. En ésta hay algunos elementos que no se entienden y que no son tangenciales, sino esenciales para la trama: pase que el serbio sepa el nombre y la dirección de JW (al fin y al cabo hay un libro detrás y ahí estará explicado), pero es sustancialmente inverosímil que un grupo mafioso vaya a llevar a las acciones de combate o represalia a su experto en blanqueo de dinero. Pero aún se riza más el rizo cuando el tipo en cuestión sabe qué puerta abrir en un galpón del puerto industrial que no hay motivos para pensar que haya pisado en su vida.

··········Junto a esto, hay algunos problemas de traducción (¡albanos, dicen los subtítulos por albaneses!, falta Romina Power con un AK-47), un problema de escala del dinero (lo que se gana en una partida de cocaína ¿es suficiente para comprar un banco?), la presunta e inverosímil facilidad para viajar de quienes están muy fichados por la policía y el tipo de escenas de gritos y saliva cayendo de la boca que a mí me dan un poco, de grima de tan artificiosas.

··········Salvo eso, me parece buena como peli de acción e interesante como peli de dinero y mafias. Sí que trae del cine negro, y desarrollándolo bien, el tema de las lealtades y el juego de las dobles arquitecturas morales, la pública y la mafiosa, compartiendo tiempo, espacio e individuos (aquí, de hecho, el sistema policial y penal no es más que una referencia lejana).

··········También de interés el juego de presentar el carácter centrípeto, magnético, del dinero y el carácter centrífugo (pero de fugas continuamente abortadas) de las organizaciones que se dedican a hacerse con él. También me parece curioso el juego de ir generando afinidades sucesivas por los diferentes personajes en el espectador.

Anuncios