Etiquetas

··········Presencio esta bastante alargada película con la sensación de que alguien ha tomado los ingredientes necesarios, pero no ha sabido mezclarlos. Que si el verano, gente sin problemas de dinero, atractivos, niños dorados por el sol, mar, relaciones múltiples, algo de humor, música de un poco antes…, pero a mí no me parece que funcione en absoluto.

··········Lo más grave es que no resulta creíble el grupo de amigos. No ya por sus diferencias importantes de edad y situación económica, sino sobre todo porque no se dibuja un pasado en común. Apenas en un par de momentos se recurre a un vídeo (pero es de sólo un par de años atrás) y a una experiencia afectiva de entonces (algo así como ah, yo no me di cuenta de que estabas por mí). No hay una historia compartida, algo que me haga creer en sus vínculos. Así que son personajes vehiculares para la historia actual, lo que sucede este verano. Y en eso no veo mucho interés: un par de inmaduros afectivos, un histérico aprendiendo a gestionar su miedo… no sé, nada muy potente.

··········Se supone, además (en la publicidad y en la escena crucial) que este verano expone a la cruda realidad sus mentiras. No hay tal; yo diría que es un problema de traducción: los moqueros del título ocultan cosas, no mienten. Ocultamientos sí hay, pero no más que en cualquier otro grupo humano. Hay otras chapucillas menores en la traducción de los subtítulos (como un “ven a verme” en circunstancia que necesariamente es de “sal a verme”).

··········Salvo su exagerada duración, la peli se ve con comodidad. Hay un personaje histriónico para hacer gracia (en mi opinión bastante forzado como para convivir con el resto de la trama), otro lo bastante tonto (en plan “Friends”), musiquilla resultona, efectividad en los momentos para hacer llorar (en la filmación, porque argumentalmente también fallan), y lo que decía en el primer párrafo. Pero todo muy facilito, falto de nervio y lleno de avisos, ahora reid, ahora llorad, como en un telefilme.

Anuncios