Etiquetas

, , , ,

··········Hay riesgos que están bien corridos. Era arriesgado ir a ver una peli que hace un director para contar cosas de su vida a lo largo de un año en que estuvo de festival de cine en festival de cine y lo era también sabiendo que la anterior de Guerín, siendo hermosa, no me había interesado (“En construcción” sí, y mucho). Me alegro de estar equivocado: ni esta peli trata de su ombligo ni habla hermosamente de cosas que no me interesen, al contrario.

··········Cuando se escribe un buen diario de viaje, lo importante es lo que se selecciona contar, y aquí se esquiva hablar de las intervenciones del autor en debates y coloquios de cinéfilos. Aunque sí se mira –se graba- en los accesos a los festivales, en los inicios de las presentaciones, enseguida el interés, y la cámara portátil, se van a la calle a mirar gente y a charlar con ella.

··········La misma capacidad estética de la película anterior para encuadrar, para usar una iluminación natural –y en blanco y negro-, para tratar el sonido (aunque siendo directo tampoco puedan hacerse maravillas) y para montar. Pero aún mejor que eso es la elección de lo que se mira, la curiosidad humana hacia un mundo adyacente pero bien alejado de las salas de los festivales de cine.

··········El guest, más aún que en esos ámbitos culturales, lo es en la plaza. Pese a ser ahí también un invitado, cuando se escucha con respeto y se pregunta con una curiosidad empática, se consigue una buena comunicación. Y ésta nos da en un fresco una visión terrible de lo que ha quedado por ahí, en la plaza, fuera del interés de otros medios. Los sin techo, los desplazados, los que han de abandonar a sus propios hijos para trabajar, las mujeres que sostienen a las familias sin la colaboración de los varones. Y sin perder el humor (como en el resalte de las coincidencias entre las plazas de lugares tan diferentes).

··········Mirándoles con más respeto que cariño, y manteniendo (aunque sea en la sala de montaje, supongo) el cuidado de componer algo visualmente hermoso, sí que se construye un verdadero diario de viaje, de los que se hacen para compartirse.

Anuncios