Etiquetas

,

··········Una historia de corrupción, de viaje hacia el fondo de la noche en el que desaparecen algunas normas morales. Muy visible como thriller, pero sin mucho interés ni novedad (algún diálogo de los mil veces repetidos, pero no de modo sistemático). Bastante correcto todo, pero con poca emoción.

··········A mí me gusta el juego de relaciones a tres: el ángel corruptor nocturno, la chica que -como casi siempre en las pelis- se encandila por el malote que no la trata bien y el pobre chico que no sabe bien por quién está mas seducido. Lo que pasa es que para que ese proceso de entrega a la noche tenga verdadero interés para mí, yo necesitaría saber más de él, si no de su antes (más allá de su lloriqueo por romper con su novia) sí de que va a pasar con él más allá del final, cuando nos quedamos, como única pista, con el hecho de lo que no recoge del coche.

··········También resulta atrayente el tema de la conciencia de la propia muerte a plazo como mecanismo inhibidor de las normas sociales, pero sucede que esa perspectiva pisaría la más clásica del corrupto que precisa arrastrar, tener compañía o, a menudo, sólo claque.

··········Yo esto me lo pierdo por mi mal oído, pero se debe usar bastante el contraste entre el alemán suizo (variedad Zurich) y el normalizado de la República Federal.

Anuncios