Etiquetas

··········Con las pelis de los hermanos Coen yo sobre todo me río; cierto que casi todas tienen más que humor, pero éste suele ser la eficaz jeringuilla de una sátira de bastante mala leche. En ésta, la comicidad está reducida a algunos retazos (buenos, eso sí: la negociación del precio de los caballos es de curso formativo) y aparte de eso no le veo otra sustancia.

··········Podría pensarse que habla de temas como la venganza, el perdón, el castigo, la redención. Pero realmente no profundiza en nada, ni tiene una línea clara. El personaje que tendría que ir adquiriendo una conciencia por medio del viaje, una chavala de catorce años, me parece construido con tal desgana que no deja ver gran cosa: lo que se supone que va aprendiendo de la ensalada de tiros y muertes a la que asiste queda en nada cuando le llega a ella su turno.

··········Parece que cualquier cosa que se haya querido decir ha quedado olvidada por la voluntad de hacer una peli de acción, con repetición de algunas escenas y tópicos clásicos del western. Y eso yo creo que lo han hecho bien: los trajes, la ambientación, los paisajes, los tipos y la acción hacen una película entretenida, y huera.

··········La chavala me parece bien escogida (¡hasta con bozo!) pero mal dirigida. De vez en cuando le recuerdan que ponga cara de fría contable vengadora, y se aplica a ello. Pero es difícil creérsela cuando en medio de una situación de grave riesgo para su vida diga inopinadamente “¡bacon!, ¿puedo comer?”, que uno no sabe si es cosa del personaje o la actriz hablando con su dietista.

Anuncios