Etiquetas

,

··········Si las primeras secuencias de la peli son verdaderamente potentes, con un tsunami muy bien filmado (más allá de lo que es dibujarlo en el ordenador, claro, todo lo posterior), en conjunto me parece un tanto plana en cuanto a imágenes; todo bastante discursivo y funcional.

··········Aparte de eso, una buena parte de mi percepción negativa viene no ya del ansia de trascendencia de los personajes, sino de la militancia del autor. Como vivo en España, estoy un poco harto de esa agotadora ofensiva de los religiosos de considerar que les tenemos a los pobres sojuzgados (no creo que lo consideren así en realidad, es una táctica para intentar no perder ni un milímetro más de poder) simplemente porque no suscribimos sus creencias. La protagonista de la peli, pobrecita ella, sufre y se queja del complot mundial contra su mística experiencia del túnel al morirse (en el hecho, bastante irrebatible, de que ni está ni ha estado muerta, no entra). En fin, ese tonillo –eso sí, más disculpable cuanto más anciano sea el autor- de necesitar no ya una percepción personal de la trascendencia, sino la militancia mundial en esa percepción, me resulta fastidioso. Pero será que soy un repugnante laicista o algo así.

··········A cambio, los protagonistas masculinos de las otras dos historias muestran una utilidad práctica de la experiencia trascendente que me gusta, me reconcilia con el sentimiento religioso: la necesidad de cerrar asuntos pendientes, de apoyar en los sentimientos que les imputamos a los muertos las reconstrucciones que hacemos de nuestra vida cuando nos dejan, y que nos permiten ver sus fotos o estar en sus espacios.

··········La estructura en tres historias paralelas tampoco me parece que funcione muy bien. Por una parte, una de ellas tiene una fuerte carga emotiva, que desequilibra al contrastar con lo plano de las otras dos. Por otra, la manera de reunificarlas en un tiempo y un espacio es tan forzada que te saca un poco de la historia.

··········Y, en fin, hay escenas que me resultan tan molestas que sólo ellas me rebajan la puntuación de una peli. En este caso, la de la pizzería en Londres, cerca del final, con chico mirando a chica, brillos en los ojos, cámara girando en torno, música de centro comercial subiendo de intensidad, … en fin, sólo faltaba que ella tuviera el pelo suelto y le hiciera vuelo al girar la cabeza.

Anuncios