Etiquetas

, ,

··········Un interesante documental sobre un tema infrecuente. Como empieza con una sorpresa, conviene no leer esto si se va a ir a verla. El director es el de otra pieza interesante de la que hablé aquí.

··········Pocas veces se trata en el cine documental de temas de género prescindiendo de una perspectiva clínica. Eso me parece lo más interesante de la película: trata sobre una persona y aunque está claro que si está en la pantalla es por una cuestión de peculiaridad de género, la perspectiva no es de “qué le ha pasado”, “en qué punto está del necesario tránsito”, “qué se siente íntimamente dentro de la dicotomía”.

··········A la vez, lo que no me gusta demasiado de la peli tiene que ver también con esa personalización: el protagonista lloriquea para mi gusto por problemas que se derivan de sus decisiones artísticas. Quiero decir que él diseña y realiza espectáculos con un contenido transgresor, y es un poco absurdo que se queje de que no se le entienda bien, de que al público le cueste atinar con cuáles son las preguntas correctas… si es de esa transgresión de lo que vive su espectáculo.

··········En todo caso, y aparte de que la realización me parezca correcta, la peli me parece positiva. Realmente conviene hacernos ver cómo construimos socialmente la adscripción a un género de cada persona que vemos (aunque yo no vea tal cosa como una agresión, sino como la lógica de la aplastante mayoría de personas confortablemente acomodadas a una de las dos definiciones sociales binarias de género), y los espectáculos propuestos (la relación con los orgasmos fingidos es luminosa) y las conversaciones subsiguientes aportan preguntas y perspectivas, aunque a mí me moleste el narcisisimo, no sólo de la protagonista.

Anuncios