Etiquetas

,

··········Nueva película de Shang, que es persona que tiene el extraño mérito de estar cerca de romper o haber roto el récord de tiempo en pantalla de una peli suya en una sala de mi ciudad, y de quien sólo he visto otra. Esta podría tener gracia; partiendo de un acto criminal rural, que quizás debió tener fama en prensa, no lo recuerdo, se trastoca en una especie de farsa.

··········Lo mejor es eso: lo grotesco de los personajes, lo absurdo de sus diálogos, las ropas que me visten, los vehículos… Dan además la sensación los actores de estar pasándoselo bien; algunos hacen varios papeles y hasta hay tomas falsas en los títulos de crédito. Tiene ese punto de locura que a mí me resulta simpático.

··········Pero yo dejo de sonreír pronto. La historia se alarga hasta la pesadez. En principio hay la forma de una road movie, en el sentido no sólo del viaje, sino de la transformación de los personajes (la valentía, la violencia) y las relaciones entre ellos, pero se nos castiga con una agotadora repetición de los diálogos en plan “El año pasado en Marienbad”, lo que acaba desposeyéndolos del humor

Anuncios