Etiquetas

,

Sección Llendes

··········Digamos, por si hace falta, que me gusta el cine de Erice; mucho. Pero este babeo de todo el FIC porque se ha dignado venir a hablar de una peli que trata de él, me resulta un tanto pringoso. Incluso cuando los presentadores se dirigen a él, le llaman “maestro”; todo da un poquito de grima. Pero, en fin: la peli es en realidad un documental de una serie francesa (entiendo que televisiva) sobre directores de cine famosos, y le ha tocado a él.

··········El Erice que sale en la peli, es un tipo que habla muy mal. No e sun buen conversador, repite continuamente sus frases. Apenas encuentro algunas cosas de interés en lo que dice: el concepto de imágenes limpias, no contaminadas por visualizaciones previas en otros contextos, y de allí el interés por la mirada infantil; el mito de los orígenes; el concepto de orfandad como el estado en que creció toda una generación a la que sus padres no contaban nada de la guerra.

··········Y el documental, más o menos o peor aún. Ni historia de su obra, ni emoción. Unas conversaciones grabadas aquí o allí e imágenes tontorronas como ver a Erice filmando con una camarita manual la calle donde se rodó determinada escena de “À bout de souffle” o “Pickpoket” que mientras ve en su ipod.

··········El debate posterior mejoraba algo la cosa, aunque ya se deslizaba en un plan ‘sólo para críticos de cine’ sobre la influencia de tal o cual escuela, o la frontera entre el cine clásico y el postmoderno. Y el recurrente tema de “El Sur” (creo que tengo una explicación del propio Erice, grabada de La 2, más clara y detallada): cómo a la película que conocemos le falta una hora porque él quería, como en la novela, llevar a Bollaín al luminoso sur y hacerle conocer a su hermano. Y el innegable hecho de que la película sea tan redonda tal y como está (pero es que “ya es del público, no mía).

Anuncios