Etiquetas

··········Se dice que la ventaja de los avances de la técnica es que cualquiera puede, con una cámara barata y un programa de edición sobre ordenador personal, hacer un largometraje. El inconveniente de los avances de la técnica es que, efectivamente, cualquiera puede hacer un largometraje. Bromeo: si me gusta ir a una sala a ver una peli a ciegas, sin juicios previos, debo admitir el nivel de riesgo que ello conlleva.

··········En los títulos de crédito de esta peli, se ve que todos o muchos de los participantes lo han hecho sin cobrar, amistosamente. Lo malo es que a mí sí que me cobran (poco, eso sí, que es el Pequeño Cinestudio y con abono).

··········Bueno, esta peli trata sobre el amor que se tienen Penélope y Odiseo, el cual permite que pese a lo prolongado de su separación se sientan unidos en cada momento por su relación. Es cierto que el tema no me vuelve loco de interés (problema mío, ciertamente) y que no se relaciona verdaderamente con la Odisea (aquí aparece inopinadamente cualquiera que tenga un nombre griego para intentar ligar con Penélope, ¡nada menos que Antinoo o incluso Aquiles y no sé si Paris, que se supone que deberían andar en Troya!), ni con la cantidad de significados interesantes del mito (y sobre el que tan bien y tan hermoso habla Santiago Alba Rico en “Leer con niños”; gracias otra vez, bnbb).

··········El problema no es eso, sino que las formas son rematadamente cursis y hueras de –digamos- dramaturgia. Los personajes sonríen (eso sí, todos parecen pasarlo muy bien) y bailotean o hacen posturitas ante la cámara… una y otra vez, un minuto tras otro. Probablemente, el verdadero objetivo de esta peli es ser un encadenado de videoclips –cutres, muy cutres- de algún disco de Luis Eduardo Aute (quien pone casi todas de las muchas canciones). Para acabar con versos que uno no puede oír sin quedarse pringoso y con riesgos si es diabético.

··········Algunos paisajitos vistosos (estropeados enseguida con el cuerpo de alguna danzarina melosa) con una brillante luz. La idea simpática de trastocar el sexo de los intérpretes de los personajes (Merinero hace de Penélope y Glauca de Ulises) se malbarata enseguida cuando al pobre Telémaco me le cambian de sexo en cada toma de plano / contraplano.

··········Por si no me he explicado: que yo no lo paso bien viéndola.

Anuncios