Etiquetas

,

··········Hay trailers molestos que te cuentan la película entera, y hay otros, como el de “Machete” que metió Rodríguez entre las dos pelis que conformaban Grindhose, que dan lugar a una película, que es la que estrenan ahora (esa es la leyenda).

··········Al igual que las dos aquí enlazadas, ésta es una gamberrada divertida y adrenalínica. Quizás es menos una peli de género, como eran las otras, o es de un género (tiros, persecuciones de coches y explosiones) de fronteras más abiertas, pero como aquéllas, no es en absoluto una chapuza, sino algo bien tramado y realizado. El humor no llega en plan Ed Wood, sino en la desinhibición (tanto en lo erótico como en lo gore) y en lo grueso y tópico de los caracteres. Ocasionalmente en algún diálogo (“no hemos pasado la frontera, la frontera nos ha pasado a nosotros”).

··········Yo lo paso bien no sólo por lo que llevo dicho, sino porque además es una película crítica e implicada contra la xenofobia, en la que lo estereotipado de los personajes no estropea la validez de la denuncia, porque resulta pedagógica explicando las dos almas del capital en este asunto: por una parte necesito mano de obra inmigrante para ahorrarme el coste de los derechos que ha ido adquiriendo mi propia clase obrera, y por otra parte esa inmigración me conviene criminalizarla para desviar hacia ella la rabia de mis propios obreros nacionales y permitirme reforzar hasta el granhermanismo las medidas de seguridad. Si la trama pretende inicialmente hacer ver esas dos caras del capital como una quiebra, un enfrentamiento interno, antes de que la peli acabe habrá quedado claro que no hay tal, que ambas necesidades del capitalismo se complementan perfectamente y son completamente asumibles por las mismas personas. Y esto en una peli gansa, muy apropiada para adolescentes, me parece muy eficaz.

··········Aparte de eso, siempre se aprende sobre la genuina portabilidad de un teléfono móvil (al que todos suponemos en modo vibración). E imágenes buñuelescas, como los crucifijos redundantes o la monja armada.

··········La película cumple las condiciones del test de Bechdel.

Anuncios