Etiquetas

··········Esta peli tiene un triple factor de lejanía que la aparta de mí: es distante en el sonido, muy poco claro y que sólo para quienes tengan el oído acostumbrado al acento mejicano será suficiente explícito; es distante en la imagen, con una cámara y sobre todo una iluminación que no tienen mucho interés en permitirme una visión comprensiva; y es distante en la historia durante digamos veinte minutos o más, en que difícilmente se puede comprender lo que ha sucedido (más si los diálogos no son muy explícitos ni fácilmente escuchables).

··········Partiendo de esa lejanía, tengo que decir que me parece una peli muy interesante. Con una historia potente, a punto de pasarse a lo mágico o al humor, pero sin llegar nunca a cruzar esas fronteras (aunque haya momentos mágicamente poderosos como el movimiento de la maquinaria industrial y momentos francamente divertidos como el “¿ya?” post-coitum).

··········Se trata de una peculiar afección psiquiátrica infantil, tratada sin sensiblería y con notable naturalidad. Pero son más interesantes las derivaciones conexas de esa enfermedad. Por un lado porque su etiología convierte la construcción mental que hace Abel en socialmente simbólica: frente a los padres absentistas, frente a los ciudadanos que huyen de un país imposible y de sus responsabilidades para malvivir en un sueño en el norte, los que se quedan han de suplirles, pero debilitados por su ausencia, con menos bagaje y posibilidades.

··········Por otra parte, al hacer asumir a un crío la paternidad, la forma en la que la expresa sirve para hacer ver, con la claridad de la simplificación, las funciones familiares del padre. Las rituales, porque cuando Abel profundice y quiera de verdad ejercer la función sustancial, la de enseñar a los cachorros a sobrevivir, será la realidad la que le golpee (no puede la familia sola resistir y proteger frente al desastre social; cuando se pierde pie, el padre sólo da unos centímetros más de supervivencia) y ante la que haya que rendirse de la manera más digna, privándose.

··········La película cumple las condiciones del test de Bechdel.

Anuncios