Etiquetas

··········Una peli bastante divertida, aunque no deja de ser muy formalmente de cine negro. A la vez que se parodia, se depura el estilo, pero los elementos esenciales aparecen, con una sensación de descontextualización. El humor no proviene tanto de la parodia, sino que está provocado voluntariamente con detalles que van pespunteando la historia (la policía sensiblera, la ninfómana treintañera virgen, la evolución de los modelos de teléfono móvil -¡ya en 1994!-, los floppy disks que eran cuadrados y duros, …).

··········Ciertamente, hay cosas que ahora quedan un poco antiguas, como cierta antinaturalidad teatral en los movimientos y parlamentos, especialmente al principio. Y tampoco me parece que mantenga bien el ritmo, que decae mucho en el último tercio.

··········Pero me gusta lo que tiene de negro. El planteamiento del contraste entre las dualidades bien/mal y tipo bueno/tipo malo (¡qué interesante ahora que en mi país el derecho penal va girando hacia un derecho ad personam!), mediante el artificio de un malote amnésico que no sabe que estaba en el bando de los ilegales e inmorales. Los juegos de amistades y lealtades cambiantes que despierta esa situación (si el malo no sabe que lo es, ¿te agredirá?, ¿puedes volver a amarle?) en las dos mujeres. Y la podredumbre de los poderosos, sólo distinguible en su tamaño de la de los delincuentes.

··········La película supera el test de Bechdel.

Anuncios