Etiquetas

··········Para ser una peli que empieza con una muerte por sobredosis de heroína, me parece bastante plana. Claro que puede suceder que me esté perdiendo profundas sutilezas, pero no descartemos que no haya más cera que la que arde: una chica, de cuyo pasado sólo nos dirán un dato, al parecer muy enamorada de un chico (pero tenemos que darlo por hecho), decide llevar a término su embarazo de él pese a que el padre ha muerto y ella tiene problemas de salud serios. Ya he destripado la peli, aunque en realidad sólo los diez primeros minutos.

··········A partir de ahí es cuando mi condición de tipo primario puede hacer que me pierda su evolución, o su desarrollo o su queseyó. Al final de la peli a mí me parece la misma chica inmadura que al principio. Del otro protagonista tampoco hay mucho que decir (también nos darán un dato de su pasado, que al menos sirve para fijar un poco su posición familiar y –por espejo- la de su hermano). Y de la relación entre ambos, pues… que el roce hace el cariño. Y ya.

··········Ya lo he escrito por aquí algunas veces: los guionistas conocen a sus personajes al dedillo, su pasado, sus sentimientos, sus expectativas… pero olvidan contárnoslo a nosotros.

··········En fin, quizás estaba yo hoy algo obtuso. Además, filmado en buena parte en el País Vasco, yo diría que se desaprovecha mucho el paisaje; incluso la casa (el refugio del título, trasunto también de ese refugio que es el útero) se muestra sin perspectiva ni gracia.

··········La película supera el test de Bechdel.

Anuncios