Etiquetas

··········Una comedia simpática, con un humor basado sobre todo en el contraste entre clases y posiciones sociales (presa/investigador), con un buen aunque escaso juego de las variaciones en el uso del idioma. Hay un momento de uso de efectos especiales (desinhibidamente simple) al principio, con un vuelo post patada, pero se abandona enseguida el tono de comedia loca para pasar a otra negra.

··········En realidad, la comicidad viene sobre todo de un contraste entre moralidades, en el que todo nos lleva a simpatizar con la formalmente incorrecta, la de la desvergonzada protagonista, frente a la del atildado investigador y su escandalizada secretaria.

··········Casi todos los personajes funcionan y construyen un buen rato, sin grandes carcajadas. Me gusta ver en pantalla un principio que temo haber usado más de una vez (y seguro que no sólo yo), la ‘apuesta con la fatalidad’: yo solamente quito la escalera, si a partir de ahí el tipo se cae al intentar bajar, es el destino. La facilidad con la que se gestionan la responsabilidad y la culpa. Y también, claro, la legitimidad del aprovecharse de quienes se empeñan en ir por la vida enamorándose empalagosa o rijosamente.

··········La película supera el test de Bechdtel, pero la tercera condición por bien poco, algún cruce de frases incidental protagonista/suegra sobre el trabajo.

Anuncios