Etiquetas

··········Son ciento cincuenta minutos de peli, pues parece un trailer, y de una serie televisiva. Ésta es la segunda impresión más importante que me produce la peli. La primera es la ira que me provoca la absoluta incompetencia de unos subtituladores (y de quien les contrate), que escriben ¡blanco sobre blanco!, una parte muy importante de los diálogos de la película.

··········Y si parece un trailer no es solamente porque casi cada secuencia abra un tema, sino porque casi ninguno de éstos se cierra. Hay un montaje que hace incomprensible una gran cantidad de las cosas que se cuentan. A veces sucede por un absoluto localismo; que Tornatore haga una peli sobre su pueblo me parece muy bien, pero si además de en el Casino de Bagheria la va a exhibir en otros lugares, debería saber que algunos ciudadanos no somos expertos en cada una de las matanzas de campesinos sucedidas en Sicilia. Es un ejemplo, pero significativo: tras otro asunto, completamente distinto, vemos a dos militantes (PCI, PSI) entrar en una mercería y comprar todos los botones de luto disponibles; a continuación, una enlutada manifestación (en un plano que podría ser potente, en plan “Noveccento”), y un rápido vistazo a un titular de periódico que menciona una matanza; corte y a otra cosa. Si conoces previamente el tema puede que logres contextualizar, que la secuencia te aporte algo; si no, te quedas colgado, esperando.

··········Pero otras veces no es por localismo, sino porque es un guión mal escrito, simplemente. Otro ejemplo: dentro del desarrollo de su vida en el PCI, el protagonista consigue ser seleccionado a un viaje a la URSS. Algo bastante importante, creo yo, para un comunista (es antes de lo de Berlinguer en 1969 en Moscú). Pues bien, vemos que el prota se encuentra con un conmilitón, quien le inquiere por su experiencia en el viaje, él contesta que ha visto cosas que le han puesto los pelos de punta; corte y a otra cosa. ¿Y?, ¿quedó indignado, admirado, espantado, emocionado, …? Si Tornatore piensa que no nos interesa, ¿por qué lo menciona, si no va contarnos lo que ha sentido el prota?

··········Han sido dos ejemplos, pero podrían ponerse docenas. Toda la peli da esa sensación de prisa, de empezar cosas que no acaba, de necesitar apuntar mil asuntos. La labor, en fin, de un trailer de una larga serie de televisión. ¿Porque es inevitable si se quiere contar un periodo tan largo de la historia de una ciudad de Sicilia? No, claro que no: porque no se ha sabido hacer. Es oportuno recordar aquí pelis como “Mi hermano es hijo único” (que es uno de esos títulos magníficamente elegidos; habría que coleccionarlos, uno de mis preferidos es “Gary Cooper que estás en el cielo”) que con un metraje normal construía una historia comprensible o, claro, “La mejor juventud”, que bajo el metraje de dos pelis era capaz de resumir coherentemente una serie televisiva.

··········Otra cuestión menor, también relativa a cómo se construye el guión, es que yo paso los primeros veinte minutos de peli (no la veo solo, y a mi acompañante le pasa lo mismo) sin enterarme de quién es quién. Eso puede pasar en muchas historias, pero ¿veinte minutos?. Como además en una de las primeras escenas ya se introducen los elementos mágicos (el correr hasta volar del niño, la irreal arquitectura fascista de la escuela, que parece un De Chirico), la confusión sembrada es intensa (¿son hermanos?, ¿son momentos temporales de la misma persona?, ¿es uno el sueño del otro?); luego el realismo de la peli ya permite ir orientándose, pero después. Aún otra más: ¿cómo puede desaparecer de pronto un personaje como la madre, bastante importante?

··········Quizás por el enojo que iba yo acumulando, quizás porque también esté mal hecho, los elementos poéticos, de realismo mágico, no consiguen emocionarme en absoluto. El énfasis continuo de la música y de las tomas de cámara en grúa para un elemento que luego no tiene continuidad, ni articula la historia, ni la capitula, resulta empalagoso. Además, en mi opinión se escogen mal. Por ejemplo, se utiliza el pendiente perdido de la niña abofeteada para el retorno y cierre-de-círculo final, cuando salvo la escena en que se pierde, no ha tenido otra cita, no sabemos si ha sido el emblema de la relación de esa muchacha (que, por lo demás, también desaparece intempestivamente de la trama) con su padre. Sin embargo, elementos como la casa familiar y sus transformaciones (tan capital en una historia urbana que atraviesa décadas) apenas se detalla. Se desperdician elementos como los monstruos que, a la manera de un Bomarzo, coronan una casa patricia (¡que jamás sabremos de quién es!).

··········¿Soy quizás muy crítico? Si lo soy, es porque me interesa. Me interesan la historia, los personajes. Me gustan las miradas de larga duración, que hacen a los personajes construirse ante tus ojos. Y hay otras cosas que me gustan en la peli, que en realidad suelen repetirse mucho en el cine italiano: unos diálogos que entran muy bien, y una gran cantidad de actores con un aspecto físico muy bien escogido. Y tampoco diría yo que se pase mal viéndola, o que aburra; pero si, como me sucede, espero algo que no me dan, la conclusión es decepcionante.

Anuncios