Etiquetas

··········Hay amores familiares que hacen daño a terceros, como el de Chaplin por Bugallo, pero hacen más daño incluso a los objetos directos, como los de esta madre por sus tres hijos. A la vez, un amor que de tan protector, rígido y estructurado por la enfermedad, debería centrifugar a los hijos y que sin embargo les ha dejado atrapados en su familia como en un pantano.

··········Eso lo cuenta muy bien la actuación magnífica de Candela Peña, moviéndose como un animal herido y resuelto, pero a quien sus pasos llevan una y otra vez a la casa familiar… o a una relación que reproduzca la situación de dolor.

··········Un amor familiar tan basado en la ocultación de la verdad, que sólo sirve para encerrar a la gente en una posición y hacerse daño mutuamente. Sin embargo, esta peli es comprensiva con todos sus personajes, y salva incluso a la madre, quien ante las enfermedades ha sabido resistir y quedarse, al precio de establecer unas rígidas normas y posiciones que den un poco de estabilidad.

··········Quizás se tarde un poco en desprender al personaje de Martín del humor morboso por su trastorno obsesivo compulsivo, para llegar a la empatía con él. No es que estorbe ese punto de ganas de hacernos reír, pero también contribuye a dejarte con mala sangre.

··········Una película, en fin, bastante terrible, donde todo lo que puede ir mal, empeora, pero contada sin tonos trágicos ni dramatismos excesivos.

Anuncios