Etiquetas

, ,

··········El machaque publicitario sobre esta peli que hemos tenido que soportar los que vamos al cine con alguna frecuencia produce una suerte de hastío previo (¿no saben de eso los expertos en publicidad?, ¿creen que ver veinticinco o treinta veces un trailer no tiene un efecto negativo?, ¿o es que sólo me pasa a mí?). No obstante, la peli se lo hace perdonar enseguida.

··········Me gusta especialmente la primera mitad, porque con prácticamente ningún elemento de la vida de Malik anterior a la cárcel, se construye una historia de crecimiento restringida, por la fuerza de las circunstancias, a apenas un par de factores: el aprendizaje de la gestión del propio miedo y el proceso de socialización del sistema de normas que rigen la realidad (y la cárcel es el medio ideal para mostrar que ese sistema real de normas no coincide apenas con el formal).

··········Cierto que esa ausencia de vida anterior a lo que se cuenta sea un poco tramposo. El chaval proviene de sucesivos centros de menores y, por tanto, las leyes de la prisión no deberían serle desconocidas (salvo que los centros de menores en Francia sean de verdad y no del tipo carcelario de los españoles privatizados). Y, en el reverso, resulta difícil de creer el analfabetismo funcional en un muchacho tan sagaz, activo, despierto. Pero no me parece que importe mucho, porque yo no diría que haya una voluntad específicamente realista, así que la construcción de un personaje parcialmente no creíble no hace daño a la historia.

··········De hecho, hay momentáneos abandonos del realismo en elementos de fantasía, que son pocos, funcionales a la historia y que me gusta cómo están realizados (velocidad, confusión, …). Su carácter profético, por ejemplo, o algunos efectos del crack, o la repetición / reconstrucción en la cabeza del prota (ya con un ojo velado) de una de las entrevistas amenazantes con el jefe corso. Pero, sobre todo, la dolorosa pero elegante reconstrucción de la relación con el muerto.

··········Personalmente algunos momentos del desarrollo de la competición mafiosa hacia el final de la película me resultan algo confusos. Y tampoco entiendo bien la relación entre las decisiones políticas de Sarkozy sobre el acercamiento a prisiones en su territorio de los presos nacionalistas corsos, y su aplicación a lo que parece netamente una comunidad mafiosa (en la que no hay jamás una conversación ni levemente política). Pero en lo que importa, me parece que la peli se explica muy bien. Empezando por el proceso de socialización de Malik y su posterior intuición para detectar en cada momento cuál es la fuerza ascendente a la que debe asociarse.

··········También me gusta que, como en Precious, sea quien te enseña a leer, quien te da ese empujon gigantesco, el único recipiendario de la verdadera lealtad de Malik.

··········Siendo, como acaba siendo, una buena peli de género (o de géneros: carcelario y mafioso), es también un buen observatorio sobre las colisiones del sistema de normas morales personales, el sistema informal de normas de colectivos excluidos, y el sistema legal. Así que me parece interesante y recomendable.

Anuncios