Etiquetas

Festival Internacional de Cine de Gijón. Sección Oficial

··········No es en esta peli, sino en la anterior, que alguien recuerda el adagio “las películas no se terminan, se abandonan”. Realmente ésta es de las que da la sensación de haber comenzado en un momento cualquiera de la vida de alguien y haber concluido equis días después en esa misma vida. Cierto que hay sucesos, pero no una progresión dramática; hay un planteamiento, pero no una resolución. Incluso el último suceso de la peli, que podría ser definitorio (¿está el padre violando las normas del divorcio?), ni se finaliza, ni se aclara, ni nada.

··········La verdad es que los actores funcionan (incluidos los dos niños, inmunes a la atención de la cámara), pero no sé muy bien qué me quieren contar. Un padre recoge a sus dos hijos para que pasen con él el periodo que les corresponde en los acuerdos de divorcio, y el tipo es bastante desastroso organizándose, bastante irresponsable y (quizás va de eso, de que empaticemos con él, lo que a mí no me sucede) encantador y divertido con los chavales.

··········Puestos a buscar algo, digamos que hay un poco de perspectiva de clase: La madre tiene la vida montada y una pareja seria y formal, mientras que el padre está siempre en riesgo de perder el empleo. Pero, ya digo, se cuentan episodios sueltos, más o menos anecdóticos, que me dejan sin saber a dónde va la cosa.

··········Cámara temblona, encuadres molestos, desenfoques de a – que – así – parezco – muy – amateur, etc. No es inapropiado para este tipo de historia, con bastante movilidad, aunque a mí ya me agota.

Anuncios