Etiquetas

,

Zinemaldia 2009. Retrospectiva Richard Brooks

··········Un magnífico western, con sus personajes fuertes, sus situaciones límite, la importancia de unos espacios que se imponen a los humanos y apenas les dejan más que sobrevivir, las leyes en las fronteras (de lo social y de lo estatal), los caballos amados pero siempre sacrificables, las persecuciones, la muerte, el asesinato como el estado natural de la comunicación humana, el alcohol sosteniendo en pie a los personajes, y el oro, siempre el oro.

··········Pero, claro, mucho más que un western. Y no en este caso por interpretaciones simbólicas, sino de manera bastante clara: los profesionales, expertos cada uno en algo, son contratados por un millonario yanqui para que entren en el México de los restos de la Revolución para recuperar a su esposa secuestrada por un bandido.

··········El respeto que merecen los profesionales de cualquier cosa, especialmente cuando cumplen insobornablemente sus códigos de conducta, obliga a que en el final la manera de cumplir su contrato no deje de ser una trampa verbal, pero en fin: sobre el propio código moral está el sentimiento de quien estuvo en la Revolución y mantiene una distancia cínica con ella (Rick al capitán Renault: “lo hice por dinero”, “me equivoqué de bando”) y una íntima cercanía.

··········Sobre los profesionales, los ricos (“es usted un bastardo”, “sí, pero eso fue un accidente de nacimiento, en cambio usted se ha hecho a sí mismo”) cuya construcción mental de la realidad pasa por el mercado: la finca mejicana ha sido comprada, es mía, esa mujer ha sido casada por mí, es mía, la habilidad de los profesionales puede contratarse, es mía.

··········Y algunos buenos diálogos sobre la Revolución, Burt Lancaster recordando que en realidad siempre es la misma revolución, desde el inicio de los tiempos, y que lo que cuesta a veces es saber quiénes son los buenos y quiénes los malos. Y, en todo momento, manteniendo el humor en los diálogos (¿era Rosa Luxemburgo quien dejó dicho “si no se puede bailar, no es mi Revolución”?).

Anuncios