Etiquetas

Zinemaldia 2009. Sección Oficial

··········Una peli más de historias sueltas cuyos personajes se cruzan en momentos dados. En esta hay además otro juego narrativo: la primera mitad cuenta un día de vida de una serie de adolescentes, y la segunda repite ese mismo día pero desde el punto de vista de sus madres. Eso resulta sugerente para ver cómo no sólo los muchachos y chavalas estaban juzgando a sus familias con datos incompletos, sino que también lo habíamos hecho nosotros.

··········La línea temática que da cohesión a las historias es la muy genérica de que todas son familias con algún grado de problemática, pero muy diferentes, a veces simplemente un chico se ha ido de casa, mientras que en otra ha habido abuso de una menor con algo de retraso mental.

··········La parte de los chicos me parece mucho peor actuada: hay un chaval que va de malote y se pone tiernito en una fracción de segundo por la frase de una anciana, hay otro que lloriquea cuando le graban masturbándose, cuando él ha buscado ese trabajo y no es precisamente un crío sino un tipo de 190 ctm (un tipo, por cierto, con la divertida fantasía de follarse al homófobo Eminem). La parte de las madres está mucho mejor, aunque en algún caso hay muertes y gritos y descontroles. Hay una muy creíble madre griega; la comunidad griega en Australia debe ser potente, porque ya he visto varias películas en que se habla de ellos.

··········En fin, una peli interesante, pero tampoco tanto. En todo caso, con buen ritmo. Dos curiosidades: una anciana que guarda los billetes de sus ahorros entre las páginas de “El capital”; y parece que la peli es un desarrollo de una obra de teatro de Melbourne llamada “¿Quién teme a la clase obrera?”. La peli no tiene para nada un enfoque de clase, aunque, claro, hay servicios sociales y necesidades monetarias por medio en alguna historia.